miércoles, 16 de julio de 2014

Rotulación de vinilo en gran formato sobre cristalera, Barcelona

A la hora de rotular con vinilo de gran formato sobre escaparates como el que acompaña las fotos de este artículo hay que tener muy en cuenta las medidas reales de todo el conjunto final, trabajando con escalas podemos conseguir buenos resultados a la hora de transformar los diseños gráficos a lo que sería el tamaño real al que vamos a imprimir.

Pero si hay algo que complica enormemente este tipo de trabajos (tanto a la hora de realizar el diseño como a la hora de transformar dicho diseño en realidad) es el tema de trabajar con perspectivas. Normalmente el cliente no sabe cómo calcular los trazos y envía el material completamente recto, imaginando que simplemente habrá que rotar los elementos a la hora de fijarlo al cristal. Pero no es así. Los ejes de rotación de todos y cada uno de los elementos a imprimir deben salir de máquinas con dicha inclinación, recortar los sobrantes con plotter y dejar los "paños" listos para su fijación. 

rotular con vinilo

A la hora de transformar una idea y ejecutarla sobre la superficie a rotular es muy útil tener un boceto sobre cómo queremos que se vea, y no sólo en formato "fotomontaje", sino que es ideal tener un croquis con todas las medidas reales de la superficie de trabajo y poder ir comparando con lo que estamos haciendo "in situ". 

Es muy importante, de hecho es crucial, que a la hora de manejar el vinilo podamos hacerlo cuando el sol todavía no ha calentado la superficie (y más si, como es este caso, ésta es de cristal). El calor ablanda el vinilo y lo deforma, dificultando enormemente su manipulación. No sólo eso, si la superficie está también caliente puede ser muy difícil volver a quitar un paño para rectificar su posición o quitar el aire. Por ello es aconsejable que a la hora de trabajar con instalaciones de gran formato (en vinilo) escojamos un momento del día en que el sol todavía no haya calentado la zona. Normalmente a primera hora de la mañana o la última del día.

imprimir vinilo de gran formato

En verano suele trabajarse el vinilo a horas intempestivas ya que sólo con el calor ambiental el vinilo puede ablandarse y dejar en entredicho la correcta manipulación por parte del técnico fijador. También ocurre, en ocasiones, que los vinilos nos vienen impuestos por el cliente (normalmente ajustados por precio) y la calidad no es la que debería (hay mucho vinilo chino de baja calidad), y entonces es cuando empiezan los verdaderos problemas. En nuestro caso no aceptamos trabajos de este tipo, nos gusta trabajar con calidades medias y altas para poder responder por nuestro trabajo.

Los trabajos en gran formato, como no pueden ser de otra forma, implican un sobrecoste importante que no es más que la utilización de una plataforma elevadora o una cesta de tijera que facilita trabajar en altura. Hemos de tener en cuenta que la normativa de riesgos laborables es muy estricta y en ningún caso puede obviarse. Para ello a partir de cierta altura es necesario utilizar este tipo de maquinaria (que normalmente hay que alquilar a empresas externas). Además hemos de tener en cuenta que trabajar con paños de vinilo tan grandes sin una plataforma de este tipo (si la altura permitiera hacerlo con escalera) es también dificultoso. En el caso que nos ocupa, por ejemplo, el vinilo amarillo que cruza de abajo a arriba todo el cristal tiene unas medidas aproximadas de 10 metros x 1,5 de alto, y cada paño con las ofertas tiene unas dimensiones de 3 metros x 3 metros.

Con medidas como estas debemos tener todo un equipo especializado para no cometer errores, la sincronización entre departamento de comercialización, diseño gráfico y ejecución final debe ser de coordinación absoluta, porque cualquier elemento que podamos dejar al azar puede ser la causa de la disputa. Un pequeño error en la cadena puede acabar con todo un proyecto, tengámoslo muy claro.

jueves, 3 de julio de 2014

Impresión de folletos dípticos a color

La impresión digital ha evolucionado tanto que ha llegado a sustituir en gran medida a todas aquellas impresiones en las que antaño se utilizaba offset, mejorando además muchos aspectos referentes a costes y colores, sobre todo cuando hablamos de tiradas cortas o medias. Actualmente imprimir folletos a todo color es totalmente asumible por cualquiera, su bajo coste en tiradas de hasta 5000 unidades ha propiciado que muchas empresas se atrevan a imprimir sin miedo publicidad directa: folletos, trípticos, tarjetas de visita, etc.

En tiradas cortas incluso podemos economizar costes en la manipulación (dobleces o grapados), sustituyendo nosotros mismos por mano de obra propia la mecanización de estos procesos. Evidentemente esto es asumible cuando las tiradas son realmente cortas como es el caso que ilustramos: la impresión de 150 unidades de dípticos en formato A4 abierto para nuestros amigos de Klowns Asesinos y su Festival de Cortometrajes "Cortos con K".

Para la celebración de esta 2ª edición del Festival, al igual que en la anterior ocasión, se imprimió una tirada corta de ejemplares con el programa y títulos de los cortometrajes que se iban a visionar. Para ello se utilizó un formato grande, DIN A4 abierto, con la intención de que todos los cortos pudieran albergar un mínimo de información como los datos del director, año de producción, país, etc. 

impresión de dípticos

Aunque éste es un festival de aficionados para aficionados, el jurado de este año ha sido de lujo, compuesto por Manuel Carballo (Los Retornados), Jose Manuel Meneses (Vencidos) y Olga Bel (Mostra Mabuse). Un certamen que en su segunda edición ha duplicado la asistencia de público y que entregó el pasado domingo los merecidos premios a los autores de los cortometrajes premiados.

La gratuidad del evento más la complicada organización de selección de los cortometrajes que finalmente estuvieron presentes en el Festival, el escaso presupuesto disponible en este tipo de eventos y lo "amateur" de todo el asunto, hacen que precisamente todo lo relacionado con la parte más superflua de toda la organización quede un tanto olvidada y a merced de las prisas. Por ello este tipo de impresiones tan económicas y rápidas pueden solucionar la papeleta de cualquier evento similar, ferias, congresos, visitas precipitadas, etc.

En este caso el presupuesto era tan ajustado que se hizo una tirada de 150 ejemplares de dípticos sin manipular (sin doblar) para que una vez los organizadores recibieran dichas impresiones pudieran doblar ellos mismos las unidades impresas para convertirlas en dípticos. Los programas entregados al público a todo color marcan una diferencia enorme frente a otras organizaciones de eventos similares que utilizan simples fotocopias (que a veces hasta pueden llegar a salir más caras). La calidad de un papel de 150 grs impreso a todo color por ambas cara, en papel brillante da un status al evento que muchos quisieran tener, y todo ello a un precio tan económico que puede llegar a sorprender.