domingo, 23 de abril de 2017

Cambiar vinilo en valla publicitaria

Aunque el vinilo tiene actualmente una garantía mínima de duración de 1 año desde su impresión e instalación,  hay veces en que el propio cliente decide cambiar nuevamente el vinilo porque cree que el mensaje que dirige a su audiencia está desfasado, o simplemente le apetece cambiar de diseño o incluso de promoción. También hay ocasiones en que el vinilo lleva ya mucho tiempo y empieza a perder eficacia, o también puede ser que por las inclemencias del tiempo esté algo deteriorado, con lo que lo más sensato es cambiar el vinilo y sustituirlo por otro.

Recuerda que la imagen que proyectas desde los diferentes soportes publicitarios (sean de exterior, plv a pie de tienda, folletos, prensa, etc) definen en cierto modo la idea que los futuros clientes pueden hacerse de ti. Por ello es esencial cuidar las formas, cuidar los detalles, porque todo en conjunto no es más que tu carta de presentación al mundo.

cambio de vinilo en valla publicitaria

Una imagen descuidada, con un diseño anticuado, vinilo roto, desgastado, junto a una estructura oxidada en un terreno con las hierbas altas puede llevar a confusión, el que la vea puede pensar que la valla está abandonada y por consiguiente la empresa también. Y lo mismo pasa con toda la imagen publicitaria de tu empresa, por ello es importante asesorarse siempre por profesionales.

En este caso se hizo un cambio de vinilo impreso en digital para una valla de publicidad de medidas 8x3 mts en la población de Fornells de la Selva, en Girona. Un trabajo que venimos haciendo regularmente para este cliente desde hace varios años. Consciente de que la publicidad tiene que ir rotando para que la audiencia (cercana a una carretera importante) vaya refrescando su memoria, nos tocó recientemente sustituir el vinilo anterior por este nuevo.

Cuando el vinilo está en buenas condiciones lo que se hace es limpiar la superficie y pegar el nuevo vinilo sobre el viejo. Para ello se utiliza un vinilo que se denomina "vinilo opaco", es decir un vinilo que tiene la trasera opaca (normalmente negra, aunque también existe en color gris). Esta trasera opaca lo que hace es que una vez pegado el nuevo vinilo no deje transparentar el vinilo antiguo. Si pusiéramos un vinilo estándar lo que ocurriría es que en las zona no impresas (las blancas) se transparentaría el antiguo diseño.

A la hora de cambiar el vinilo antiguo de una valla de publicidad de estas medidas existen dos formas de afrontar el trabajo. La primera es la de desmontar chapa por chapa y acabar montando el vinilo ya sea en taller o allí mismo sobre unos caballetes. La otra es mucho más simple pero se necesita de una destreza profesional mínima para que el resultado sea óptimo, y no es más que subirse a la escalera y entre dos operarios montar el vinilo directamente sobre la superficie anteriormente saneada. 

sábado, 8 de abril de 2017

Instalación de valla de publicidad en Vilanova del Camí, Igualada

Las vallas de publicidad asumen varias funciones, no solo la de anunciar un producto o servicio. El rol que pueden tener es muy variado y siempre debemos tener en cuenta de qué modo podemos sacarle el mayor provecho a nuestra inversión.

Como decíamos una valla publicitaria puede utilizarse como reclamo, como recordatorio de marca (a través de las campañas quincenales de publicidad), e incluso como señalética, es decir, para orientar a la audiencia a llegar a nuestro local. También puede utilizarse como combinación de cualquiera de las tres opciones o incluso las tres juntas. Todo ello dependerá siempre del mensaje que vamos dar, del diseño gráfico que vamos a imprimir y sobre todo de la orientación y situación de la propia valla publicitaria.

montaje de valla publicitaria

Como bien sabes, existen unas medidas de vallas publicitarias que son estándar y que pueden economizar tu inversión. Es decir, si nos ceñimos a los estándares que la industria dicta acabaremos ahorrando dinero. Para ello debemos tener en cuenta los anchos de las chapas, que son de 0,80 mts y en base a ello daremos la horizontalidad que deseemos por 2 o tres metros de alto. En este caso las medidas estándar más utilizadas son el 4x3 mts y el 8x3 metros, aunque existen medidas intermedias como el 3,20x2 o el 6,40x3 que también son bastante recurrentes.

Como ejemplo de una valla de estas medidas, la de 6,40x3 metros, tenemos esta instalación que realizamos recientemente en la población de Vilanova del Camí, a unos 70 kilómetros de la ciudad de Barcelona (muy cerca de Igualada). 

Este tipo de carteleras son muy utilizadas para anunciar promociones inmobiliarias de tamaño medio, que no necesitan realizar la inversión que supone un 8x3 pero quieren que la publicidad destaque más que en lo que sería el tamaño de 4x3. Es decir necesitan darle una horizontalidad más manifiesta y una notoriedad a su imagen. Para ello este tamaño intermedio es perfecto porque cumple a la perfección las mismas funciones que su hermana mayor, la de medidas 8x3. 

Su tamaño medio la hace perfecto para audiencias en donde el paso sea cercano al mensaje, no es muy útil por ejemplo en carreteras principales donde los vehículos pasan muy rápido y puede pasar desapercibida, pero sí es perfecta para pequeños polígonos industriales, entradas y salidas de poblaciones, rotondas, etc. Su visibilidad es muy similar a la de 8x3 pero su coste es bastante menor, ya que soporta su peso sobre tres vigas en vez de las cuatro que lleva esta última.

En este caso se realizó dicha instalación para un taller autorizado Mercedes Benz, con lo cual se recurrió a un diseño impuesto por la propia marca y que da relevancia y prestigio al entorno, al mismo tiempo que indica la proximidad del taller al que va en busca de sus servicios.