lunes, 2 de septiembre de 2013

Desmontaje de vinilos y lona publicitaria, Barcelona

El verano ha llegado a su fin y es momento de finiquitar las diferentes campañas publicitarias y empezar a renovarlas de cara a la nueva temporada que se aproxima. Los negocios empiezan a quitar de sus escaparates todas las menciones a las segundas rebajas y liquidación de stocks para empezar a fidelizar al cliente de cara a las nuevas colecciones, nuevas promociones y otras ofertas que a mediados de septiembre empezarán a florecer por doquier.

Mientras llega ese momento hay que desmontar los vinilos y lonas publicitarias con las ofertas que han servido de reclamo durante toda la temporada de verano. Los creativos ultiman los detalles para entregar los nuevos materiales a imprimir y al equipo de instaladores les toca retirar el material promocional de escaparates, fachadas y otros elementos arquitectónicos.

desmontaje de vinilos

En este caso se retiraron los vinilos impresos en digital de una fachada acristalada, de medidas 710x710 cms que se instaló a finales del mes de julio en Barcelona. Al igual que para efectuar su fijación, la desinstalación se realiza con una cesta mecánica; no sólo por comodidad sino porque su gran altura no permite hacerlo de otra manera sin incurrir en una falta del protocolo de riesgos laborales. Al ser un vinilo que ha recibido un gran impacto de calor en el mes del año en que más fuerte pega el sol, su retirada no es tan sencilla como parece ya que el adhesivo suele adherirse con más fuerza sobre la superficie. 

desmontaje de lonas publicitarias

En cuanto a la retirada de la lona publicitaria de PVC forma parte también de la oferta que conjuntamente se ofrecía en esta campaña de publicidad específica para la temporada estival. Normalmente, si no contiene ninguna oferta en particular, puede dejarse y retirarse el mismo día que se instala la nueva (economizando costes). Pero en este caso la promoción estaba finalizada y no tenía ningún sentido dejarla allí. Incluso podría ser contraproducente para la credibilidad del establecimiento.

Al tener una altura máxima accesible con una escalera de doble tramo no hubo más dificultad que desatornillar las sujecciones para terminar con su rápida desinstalación. En otros casos, donde juega el factor altura, o incluso el tamaño (y peso) de la lona, dicho trabajo entraña más riesgos y debe contarse con un equipo completo de dos o incluso tres personas. Pero para este menester en concreto una sola persona es capaz de finalizar estos dos trabajos en un plazo de tiempo muy razonable.

Además de instalar todo tipo de lonas publicitarias y vinilos, nuestros operarios son también especialistas en desmontar todo tipo de instalaciones de publicidad exterior, tanto que hayan sido montadas por nuestra empresa como por otras ajenas a la empresa. Sólo hay que estudiar la forma más correcta, limpia y segura de retirarla y hacerlo sin demora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada