sábado, 17 de enero de 2015

La calidad como elemento constituyente del Mix de Producto

Para empezar, deberíamos definir el mix de producto como el conjunto de factores que constituyen la dotación del producto. Es decir, los elementos con los que el fabricante rodea al producto para constituir una oferta que se diferencia del resto de productos y que el consumidor apreciará y va a reconocer.

En este caso los elemento que constituyen el MIX de producto (hablando de marketing, evidentemente) son principalmente los siguientes:

  • Calidad
  • Envase / embalaje
  • Garantía
  • Marca
  • Gama
  • Servicio
Tomando en este caso como referente la calidad como uno de los principales elementos constituyentes del Mix de producto, definiremos Calidad como un concepto con multitud de matices y usos. En los párrafos siguiente vamos a intentar discernir entre tres posibles significados en los que se usa el término calidad:

1) Calidad Técnica

Mediante este término definimos la medida en que el producto cumple sus funciones para el consumidor. Por ejemplo, la función de un radio receptor es convertir en sonido las señales generadas en la emisora. Podemos decir, pues, que la calidad  de un aparato es buena cuando el sonido es reproducido con una excelente fidelidad. Para conseguir cierto nivel de calidad en la reproducción del sonido, el aparato en cuestión, el aparato de radio en este caso, debe cumplir (técnicamente) una serie de determinadas especificaciones.

2) Calidad Económica

Un segundo significado del concepto de calidad hace referencia algunas veces a la continuidad del servicio provisto por el producto. Podemos pues, considerar la calidad económica de un producto como la duración rentable para el consumidor y también para el fabricante del mismo. Si ésta es muy prolongada puede no resultar de interés económico para el fabricante al no poder disfrutar de una rotación aceptable (esto podríamos ligarlo con la obsolescencia programada). Su, por el contrario, la duración rentable es excesivamente corta en relación a la naturaleza del producto y a las expectativas que el consumidor ha puesto en él, la insatisfacción será de éste último.

3) Calidad Ergonómica

El tercer significado del concepto calidad va ligado a características tales como: estilo, color, dimensiones, comodidad de uso, etc, que vienen a representar los factores externos del producto.

calidad de producto
En este sentido, la calidad ergonómica ha de reunir algunos requisitos, como el de facilitar el funcionamiento o manejo, mediante una forma más anatómica, aplicadores, dosificadores, etc. De la misma forma debe contribuir a aumentar la seguridad de su uso, lo que ha dado lugar, por ejemplo, al recanteo de las esquinas de algunos productos, e al "encrustamiento" de los mandos en aparatos electrodomésticos que atienden a una necesidad estética pero que a su vez contribuye a un uso más seguro del mismo. La calidad ergonómica, además, puede proporcionar un sello distintivo especial que facilite la diferenciación con respecto a otros competidores, sin olvidar las servidumbre técnicas impuestas por la propia naturaleza del bien.

Para acreditar la calidad del producto, incluso de una organización, existen los sistemas de gestión de la calidad que acaban certificando que dichos productos han seguido un estándar mínimo requerido, este sello suele ser el de la certificación ISO 9001, del que ya hemos hablado en cierta ocasión en este blog. Dicho sello puede ayudar a que el consumidor (o incluso un cliente o proveedor del propio fabricante) confíe mucho más en la marca, algo que en marketing podemos aprovechar para enfatizar respecto a otros productos, marcas o incluso organizaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada