sábado, 22 de diciembre de 2012

La Certificación ISO 9001 en 4 pasos

Son muchas las empresas que actualmente cuentan con un Sistema de Calidad con Certificación ISO 9001, y aunque pueda parecer un sector maduro aún goza de buena salud, ya que son numerosas las empresas que desean obtener este tipo de Certificaciones; ya que no hablamos únicamente de un reconocimiento externo, sino de una sistemática de trabajo orientada a la satisfacción del cliente y la mejora contínua.

Una certificación ISO 9001 no es más que el aval de un tercero, a partir de la realización de una Auditoría ISO, conforme una empresa cumple los requisitos establecidos por la Norma ISO 9001.

Cuando una empresa desea obtener la Certificación ISO 9001, debe ser consciente de que es un camino sin retorno, que bien transitado, puede aportar mucho valor. Resumiendo mucho, podríamos simplificar el proceso afirmando que en 4 pasos detallados podemos obtener la dicha certificación:

Paso 1: Implantación ISO 9001:
El cumplimiento de los requisitos definidos por la Norma ISO 9001 implica la realización de una serie de actividades en la empresa para adaptarla a lo que la propia norma demanda a partir de su interpretación. La implantación se basa en el desarrollo de la documentación del sistema (Manual, Procedimientos, Instrucciones, registros...), su implantación (puesta en macha de las sistemáticas definidas en la documentación desarrollada) y la formación y sensibilización del personal afectado a fin de que tenga la capacitación suficiente para aplicar los métodos de trabajo definidos en el Sistema de gestión de la Calidad.

Paso 2: Auditoría Interna:
Una vez implantado el Sistema, deberemos realizar una auditoría interna para verificar que los elementos implantados en la empresa se cumplen y en caso negativo, aplicar las correspondientes medidas correctivas. La auditoría interna la puede realizar personal propio de la empresa o personal externo. En cualquier caso debe asegurarse la independencia entre auditores y áreas auditadas a fin de preservar la objetividad e imparcialidad del equipo auditor y siempre partiendo de la base de la cualificación necesaria de éste.

Paso 3: Auditoría de Certificación:
La Auditoría de Certificación, a realizar por una entidad acreditada, se basa en una primera fase de análisis de la documentación del sistema de la empresa y visita a instalaciones y una segunda Fase de Auditoria en la que se comprueba el grado de cumplimiento de los requisitos definidos por la Norma ISO 9001.

Paso 4:
Si no se detectan No Conformidades, el expediente lo revisa el Comité técnico de la Entidad de Certificación y si todo es conforme emite el certificado. En caso de haberse detectado No Conformidades la empresa deberá corregirlas previo a la revisión del expediente por el Comité y emisión de correspondiente Certificado.

Los certificados ISO 9001 tienen una vigencia de tres años y están sujetos a la realización de auditorías de control con una frecuencia máxima de 1 año. Las auditorias de control no son completas, es decir, el auditor determina los puntos de la norma que serán auditados en cada auditoría. El objeto es verificar que las condiciones que dieron lugar a la Certificación ISO 9001 se mantienen con el paso de tiempo, lo que significa que la empresa asume el sistema y lo aplica como norma general de funcionamiento.
 
Puedes encontrar más información sobre la certificación ISO y los procesos para conseguirla en http://www.tuv-intercert.es/certificaciones-iso-9001.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada